76472 elnoticiero2017 12 15 18h41m05s240.cropped

Unidad de extinción de dominio interviene propi...

76473 elnoticiero2017 12 15 20h03m19s587.cropped

Fiscalía solicita desafuero de 6 jueces por sup...

76474 elnoticiero2017 12 15 20h06m39s311.cropped

PNC captura más implicados en casos de ataques ...

76476 facebook alumnos rezan antes de examen final para  249638 jpg 700x0.cropped

Alumnos rezan antes de examen final para pasar ...

76478 noticia policia serpiente monstruo piton increible facebook.cropped

Australia: Policías salieron a patrullar y enco...

76278 5a26c17af1562.web detail

La impactante historia de famoso galán de telenovelas que ahora vive en las calles de México (FOTOS)

Esmitv

Hace un par de años Carlos Peniche era un galán de telenovelas que parecía tener la vida soñada, pero tras un giro inesperado de la vida, ahora vive en la calle como indigente y luce irreconocible.

 

Hijo de la actriz Alejandra Peniche, y sobrino del actor Arturo Peniche, Carlos participó en exitosas series de la televisora mexicana TV Azteca como “La vida es una canción” y “Lo que callamos las mujeres”.

 

El programa Ventaneando entrevistó a Peniche en plena calle, donde pasa los días y las noches, solo cubierto con una manta. “Mi mujer me quitó el dinero, me quitó la casa; me quitó 250 mil pesos en efectivo, me quitó las tarjetas”, explicó sobre su situación.

 

 

El hombre proviene de una dinastía de actores, pero ninguno aparece en el panorama para ayudarlo. “Mi mamá está en Los Cabos, mi tío Arturo en Miami;  mi tío Flavio en Brownsville también. ¡Todos están perdidos!”, aseguró.

 

Según la investigación, Peniche fue perdiendo todo lo que tenía por culpa de las adicciones y los excesos.

 

La familia Peniche ha pasado por momentos difíciles. En 2003 Flavio Peniche mató por error de un balazo a Antonio Velasco Gutiérrez durante la filmación de una película en el estado mexicano de Morelos.

 

 

Aunque Flavio fue acusado de “homicidio imprudencial”, salió libre bajo fianza pues se comprobó que se trató de un error, pues el arma debía ser de utilería y no real.