76481 elnoticiero2017 12 17 19h48m21s459.cropped

Ernesto Muyshondt y Roberto d'Aubuisson se insc...

76484 elnoticiero2017 12 17 20h00m18s285.cropped

Avance del 35% en construcción de paso a desniv...

76482 elnoticiero2017 12 17 19h54m16s212.cropped

Presidente de la república lanzó críticas contr...

76486 elnoticiero2017 12 17 20h03m24s111.cropped

Comercio afina últimos detalles para la navidad

76479 ivjjhjzfkl3yq5b37a17.cropped

Increíble: Esta mujer salió a dar un paseo y en...

73893 pelolargo 1000x523.web detail

Desde hace 30 años no se cortaba el cabello, pero el día de su boda sorprendió a todos con su transformación

Esmitv

Holly estaba a pocas semanas de casarse y necesitaba lucir fantástica para ese día que tanto había esperado. Oriunda de Destin, Florida, Estados Unidos, quería cambiar drásticamente su look. Y lo logró tras 7 horas de trabajo en el salón de belleza.

 

Eligió a la estilista Sara Pestella del Avant Garde Salon, de su ciudad natal. Pero ninguno de los involucrados pensó que la transformación de Holly iba a ser tan drástica. Se convirtió en otra persona.

 

 

 

Y es que Holly llevaba 30 años sin cortar su cabello. Es decir que en su vida había pisado apenas algunas veces un salón de belleza. Tanto fue el cambio y el corte que, cuando aplicaron las tijeras a su melena, pudo apreciarse mejor el color de su cabello original, ya que antes tenía dos tonos muy marcados (y nada atractivos).

 

“Siempre pensó que tenía que cuidar y mantener su pelo largo por lo que decía su padre: que una mujer tenía que tener el pelo largo o no podría ser linda”, según explicó la joven a los estilistas.

 

 

Holly estuvo más de 7 horas en el salón para lograr el cambio radical. Primero fue a cortar su largo cabello, el cual casi llegaba a su cintura, luego acondicionarlo, darle forma y volver a darle color.

 

La mujer debía lucir como nunca en su boda, y los profesionales del cabello y la imagen pusieron todos sus conocimientos en marcha para lograrlo. Holly realmente sufrió una transformación asombrosa.

 

 

 

Cortaron su cabello y le dieron un rubio dorado fabuloso, un color que le sentaba perfecto a su piel y al momento del año en que iba a casarse, sobre todos para las cálidas temperaturas de Florida y sus playas.

 

 

“Holly se sentía hermosa en su propia piel”, aseguró Sara Pestella tras ser consultada por el look de su clienta.