66642 captura de pantalla 2017 04 28 a las 20.00.03.cropped

Denuncian violación a derechos de ex primera da...

66560 captura.cropped

Capacitaciones y charlas para motivas a los jóv...

66564 el noticiero00039.cropped

Empleados RNPN en paro de labores

66563 el noticiero00038.cropped

Profesionales de ciencias económicas preocupado...

66641 captura de pantalla 2017 04 28 a las 20.00.50.cropped

Últimos días para presentar declaración del imp...

56643 ss.web detail

¡Irreconocible! Así lucía Sabrina Sabrok antes de realizarse todas sus polémicas cirugías (FOTOS)

Esmitv

Todos conocemos a Sabrina Sabrok por tener los senos más grandes del mundo, además por la vida tan alocada que ha tenido en los últimos años, pero aunque no lo creas ella no siempre fue así y sus inicios en el mundo artístico fueron mucho más tranquilos.

 

Sabrina es originaria de Argentina y estudió canto, música y arte dramático en Buenos Aires, titulándose como profesora en Cultura Musical, por lo que es una mujer preparada y certificada para darle clases de arte a cualquier persona y no solo es una mujer con exuberantes curvas. Inició su carrera realizando modelaje para revistas y televisión, además de actuar para varios comerciales; pero su vida cambió cuando se volvió vocalista de una banda de Nu Metal llamado “Primeras Impresiones”, logrando ser la tesonera de las presentaciones que realizó Marilyn Manson en Argentina.

 

 

Aunque ya se había realizado varias operaciones, no fue hasta que llegó a México para integrarse a “La Hora Pico” cuando su adicción a los implantes de senos comenzó, pues en cada temporada del programa sus atributos crecían y crecían, pero donde sorprendió a todos fue cuando entró a la casa de Big Brother VIP pues ahí presentó las boobies más grandes del mundo.

 

 

Gracias a estos atributos logró tener su propio programa en Telehit y ser en varias ocasiones la portada de Playboy México; además de dejar sus senos inmortalizados en la plaza Galería de las Estrellas, lugar en donde las más grandes celebridades de México han dejado sus manos plasmadas en cobre.