74432 cm.cropped

Prevenir el cáncer de mama puede salvarte la vi...

74436 captura de pantalla 2017 10 19 a la%28s%29 19.45.17.cropped

FIRMA DE CONVENIO ALIANZA POR LA DEMOCRACIA

74438 elnoticiero2017 10 19 20h12m34s254.cropped

Preparan cuarto festival de gastronomía peruana

74440 captura de pantalla 2017 10 20 a la%28s%29 07.03.48.cropped

Cine histórico en Chalchuapa, Santa Ana.

74425 captura de pantalla 2017 10 19 a la%28s%29 17.57.34.cropped

CARRERA AEROBICA SOYAPANGO

71282 depetris.web detail

A los 11 años era un verdadero crack y le hizo sombra a Leo Messi. Ahora, está 'desaparecido' del mapa (FOTOS)

Esmitv

"Yo a las 11 años era más famoso que Messi. Iba a una cancha y había 2.000 personas que me iban a ver a mí. Me sacaban fotos, no me dejaban caminar". Son declaraciones de Leandro Depetris, un futbolista cuyo pasado le colocó por encima de Leo Messi pero cuyo presente le obliga a jugar en una liga no profesional.

 

Depetris compartía el mismo físico menudo de Messi. La diferencia, como con Messi, estaba cuando recibía la pelota. Su zurda era la comidilla del fútbol argentino, que veía en él a un futbolista llamado a marcar una época. Apenas un año diferenciaban a ambos. Messi era el rey de la generación del 87 de Newell's, mientras que Depetris lo era de la del 88. En Rosario, cuna de ambos, se gestaron dos talentos rara vez conocidos por aquellos lares, hasta que todo se truncó para Depetris.

 

Y eso que, aún con 11 años, Depetris le hizo cuatro goles a la Juventus en un amistoso. "Hacía cosas que hacía Messi o algo mejor también. Pero pasaron un montón de cosas y como que no... no sé, no me sale la palabra", cuenta Depetris, que en las próximas fechas hará su debut con el Trebolense, equipo amateur.

 

Aquella exhibición la realizó vistiendo la camiseta del Milan, que anduvo ágil para llevarse a la joya rosarina. Todavía Depetris puede dibujar aquel encuentro: "Era la primera vez que jugaba en San Siro, había 70.000 personas y la rompí. Pensaba mucho más rápido que un chico de mi edad".

 

 

En Milan permaneció, por rachas, hasta los 14 años. Era el momento de firmar un contrato acorde a su eclosión, pero todo se fue por el sumidero. La familia 'enloqueció', pidieron una buena cantidad de dinero y el fichaje se truncó, devolviendo a Depetris a las canchas argentinas.

 

Aquello dejó al jugador desconectado de su fútbol. Ausente, sin la magia de etapas anteriores. Se frustró con la misma rapidez con la que su cuerpo cambió. Su rapidez se quedó por el camino, al igual que su agilidad. Definitivamente, Depetris se había perdido por el camino.

 

Y así, mientras Messi se hacía leyenda y acumulaba balones de oro, Depetris comenzaba a cambiar de destino casi cada temporada. Brescia, Independiente, Gallipoli, Sportivo Belgrano, Triestina o Alvarado son sólo algunos de los equipos por los que pasó. "Ahora tienes que rezar a Jesús para que te paguen, confiesa".

 

Ahora, Depetris se arrepiente de muchas decisiones. Muchísimas. "De no haber disfrutado un carajo, de haber perdido la desfatachez, a lo mejor necesitaba un profesional", declara Depetris.